¡Uy me aprieta el zapato!

Sabemos que este es un problema común. Cuando un zapato es nuevo, el cuero está tenso y rígido, por lo que puede resultar apretado en ciertas partes. ¡Tranquilo! Con el uso se irá suavizando, el cuero tiene la propiedad de adaptarse a la forma del pie. Hasta que eso pase, te traemos algunos trucos caseros que ayudarán a solucionar este problema.
 
  • Utiliza un atomizador lleno de alcohol y empapa la parte exterior del zapato. Póntelo mientras el alcohol se va secando.
  • También puedes usar una toalla o paño húmedo, lo metes dentro del zapato unos minutos, luego te los pones y caminas.
  • Pon el zapato sobre un recipiente de agua hirviendo, pero sin mojarlo, sólo deja que el vapor actúe sobre él para ensancharlo.
  • Mete el zapato en una bolsa de plástico y déjalo una noche en el congelador para que se afloje.
  • Ponte los zapatos en casa antes de usarlos por primera vez afuera, con medias gruesas para que cedan antes de estrenarlos.
  • Finalmente, una de las soluciones más efectivas es poner los zapatos en una horma. Para ello debes ir donde un zapatero, una reparadora de calzado o donde quienes fabricaron tu calzado para que hagan este trabajo por ti.
El zapato deberá estar al menos 24 horas metido en la horma para que el resultado sea efectivo. Deberás indicar si deseas alargarlo o ensancharlo para que en la horma le pongan una "larga" o una "alza", según sea el caso. Y sí, nosotros podemos ayudarte con esto! Sólo déjanos saber y te ofrecemos este servicio de cortesía :)
.
.
.

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Español
Español
http://addurl.nu